viernes, 16 de marzo de 2012

MASAJE

Para la gran mayoría, la rigidez y el dolor son una forma de vida a la que poco a poco nos vamos habituando, y que con frecuencia no nos damos cuenta de que nuestros músculos están tensos hasta el momento en que damos o recibimos un masaje. Pero aparte de esta situación "física" podemos hablar de otras "mentales", es decir, los efectos del masaje no son únicamente mecánicos, por definirlos de algún modo, sino que estos también pueden incidir sobre la mente. ¿Quién no encuentra una sensación agradable y de bienestar general, de relajación, cuando se le está aplicando un masaje?. El masaje es una operación que consiste en presionar, frotar o golpear rítmicamente con intensidad adecuada determinadas regiones del cuerpo, principalmente las masas musculares, con fines terapéuticos, deportivos, estéticos o de bienestar general. Generalizando podemos diferenciar 2 tipos de masajes: • Masaje terapéutico: tiene por objetivo ofrecer resultados médicos y/o fisioterapéuticos, que afectan fundamentalmente a lesiones más o menos graves en grupos musculares, articulaciones o sistema circulatorio. • Masaje sensitivo: sus objetivos son proporcionar bienestar y distensión. Se convierte también en un importante medio de relajación. Ya hecha esta diferenciación entre estos 2 tipos de masaje, hemos de remarcar que el masaje terapéutico solo debe ser realizado por un especialista. No es poco frecuente el ponerse en manos de un "masajista" y acabar peor que estábamos, incluso agravando el problema inicial. Así, pues, a falta de un conocimiento exhaustivo tanto de anatomía como de las técnicas propias del masaje, nosotros nos vamos a limitar a introducirnos en el masaje como elemento relajante (psíquico y/o muscular), en el que las manipulaciones (movimientos y técnicas con las manos utilizados en el masaje) no son agresivas y, por tanto, inofensivas. ocasiones en las que no debe realizarse un masaje si la persona presenta : • Fiebre o enfermedad • Erupciones cutáneas o contusiones • Articulaciones inflamadas • Varices • Flebitis/Trombosis • Tumores Hemos de tener en cuenta que un masaje siempre va a provocar un aumento de la irrigación sanguínea y, por tanto, de la temperatura corporal sobre la zona manipulada; de modo que si tenemos alguna parte del cuerpo inflamada o contusionada en la que ya de por sí aparecen estos efectos, nos encontraremos con que al realizar el masaje sobre esta zona aumentaremos estos efectos pudiendo incluso agravar la lesión. Manipulaciones basicas a usar en el masaje sensitivo ROZAMIENTO: Son movimientos superficiales, amplios, poco consistentes que cubren grandes zonas del cuerpo. Se efectúan con toda la superficie de la mano, con los dedos juntos a un ritmo regular sin paradas bruscas y presión uniforme. Nunca debemos perder el contacto con el "paciente". Puede servirnos como primer contacto y como método para repartir el aceite o la crema por el cuerpo o zona a manipular. PRESIÓN CON DESLIZAMIENTO: Es un movimiento similar al ROZAMIENTO, pero ahora la presión, aún siendo uniforme, es más fuerte y empuja la piel. Debemos ver como delante de los dedos "llevamos" el pliegue de la piel. Es un movimiento básico para la relajación muscular. La velocidad es muy lenta Realizamos el movimiento de "ida" SIEMPRE EN DIRECCIÓN AL CORAZÓN (en el sentido de la circulación sanguínea de retorno), y el de "vuelta", sin dejar de tener contacto con la piel, lo realizaremos con ROZAMIENTO con un ligero estiramiento para, a continuación, volver a comenzar. AMASAMIENTO: Se trata de una de las manipulaciones más específicas de las que vamos a ver. Consiste en coger el músculo con toda la mano y amasar con movimientos alternativos de las dos manos. Se debe usar toda la mano. Se agarra y aprieta una pequeña zona soltando el músculo con una mano mientras la otra empieza a coger más. No separar demasiado las manos del cuerpo y pasar gradualmente de una mano a la otra como si se estuviese amasando pasta. Se emplea sobre todo sobre grandes músculos (trapecio, dorsales, cuádriceps, isquiotibiales, gemelos, etc.). AMASAMIENTO CON LOS DEDOS: es un movimiento similar al anterior pero se utiliza en músculos más pequeños o zonas más localizadas de un gran músculo. Es el mismo movimiento pero ahora utilizamos los dedos en vez de toda la mano. PERCUSIONES: Son movimientos más estimulantes que relajantes que consisten en distintos tipos de presiones rítmicas y enérgicas realizadas repetidamente. Los golpes pueden realizarse con el canto de la mano, con la mano ahuecada y con el puño cerrado. El objetivo de la percusión es el de estimular zonas de tejido blando como los músculos de los muslos y las nalgas, tonificando la piel y favoreciendo la circulación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada